Los entretelones de un sueño

whatsapp-image-2016-09-11-at-7-40-38-pm
Agustina Silvestrini en “En línea”, una adaptación de “Dead lines”.

Por Francisco Giangreco.

Agustina Silvestrini nació un 17 de abril de 1998 en el barrio porteño de Almagro. Desde pequeña se divertía cantando y bailando frente al espejo con las novelas de Cris Morena, hoy lo hace arriba de un escenario frente a un público.

En esta oportunidad, la joven actriz nos cuenta el esfuerzo y dedicación que le lleva perseguir su sueño y nos demuestra que si se quiere… se puede.

¿Cómo empezó todo?

Mi primer experiencia arriba de un escenario fue a los 8 años cuando empecé danza en el Instituto Artístico La Danza, en el barrio de Caballito. Un año después, un poco fanatizada por las novelas de Cris Morena me animé a ir a teatro. Empecé a ir a un lugar, cerca del Shopping Abasto, que se llamaba “Arte y cultura” y descubrí mi amor por las tablas. Fui por varios años, hasta que quedamos pocos en el grupo, y dejé. A los pocos meses, conocí la escuela de teatro Espacio Crearte y me enamoré: hoy la considero mi segunda casa.

img-20160921-wa0032
Agustina interpretando a Irina en “Tres hermanas”, una versión libre de la obra de Antón Chéjov.

¿Cómo es un día en la vida de Agustina Silvestrini?

(Risas). Intento levantarme temprano para poder organizarme. Me baño, preparo un bolso con todo lo que voy a usar en el día, y si me alcanza el tiempo, estudio un rato. Almuerzo y salgo a tomarme el subte para ir a la facultad. Después de cursar, me voy a ensayar hasta las 22 o 23. Y cuando se acerque fin de año, vamos a hacer ensayos de 6 horas hasta la 1 o 2 de la mañana.

Por lo que se ve, le dedicas mucho tiempo a todo esto. ¿Tuviste que sacrificar cosas?

Para mi, si algo realmente te gusta tenes que dedicarle un plus. No es fácil estar en una obra, no alcanza con lo que se ensaya en la semana. Uno tiene que ensayar en la casa también, para que todo salga perfecto. Además, cada uno de nosotros se busca y se consigue su propio vestuario y ayuda con la escenografía. Es algo que hacemos entre todos.

Y sí, he tenido que perderme varias cosas. Siempre pasa que se interponen tus horarios de ensayo con otros compromisos. Además, pensa que tenemos que coordinar los horarios entre todo el elenco y, generalmente, solemos tener tiempos distintos. He tenido que ensayar en cumpleaños de familiares, e incluso, me acuerdo que una vez no nos pudimos ir de vacaciones con mi familia por mis ensayos.

1383296_10202252921071310_186679628_n
En plena acción. “Las rosas de Granada”, una adaptación de “Mariana Pineda”

¿Qué es lo que más disfrutas de hacer lo que te gusta?

Me encanta todo el proceso de la preparación de la obra. La satisfacción de ver como algo, que salió de tus compañeros y vos, crece y toma forma es increíble. Y ni hablar de cuando alguien me dice que le gustó lo que hicimos. Esas palabras de aliento, son las que te dan ese envión para seguir creciendo y evolucionando.

Hay muchas personas a las que les gusta el teatro, pero no se animan. ¿Qué consejo les darías?

¡Que se animen! La experiencia de estar arriba de un escenario, haciendo lo que sea, es rara. Pero es lo mejor del mundo. Es un acto de amor, es algo totalmente para el otro, para el público.Que se animen y que no les importe lo que el resto opine.

Hay mucha gente que bailando, actuando o cantando, expresan muchas cosas que, quizá, de otra forma no lo harían. Y eso es mágico, es hermoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s