Ninguna mujer nace para puta

libro

Por Antonella Sottosanto.

En el espacio cultural Proyecto FRACCTAL, en el marco de La Posta del Domingo, se realizó un panel sobre prostitución y trata desde la perspectiva abolicionista. “Ninguna mujer nace para puta, así lo siento y así lo vivo yo, nos hacen putas, nos construyen putas”, afirma Sonia Sánchez, sobreviviente de prostitución, activista feminista y co-autora del libro Ninguna mujer nace para puta.

Nacida en Villa Ángela, provincia del Chaco, en el seno de una familia muy humilde, siendo la cuarta de siete hermanas, decidió venir a Buenos Aires a los 16 años para trabajar como empleada doméstica cama adentro. Cuando le pidió un aumento a su patrona, ésta la despidió y Sonia debió acostumbrarse a vivir en la calle. Al presentarse en una entrevista laboral para el puesto de camarera, descubre que había sido engañada y termina trabajando en un prostíbulo.

Con un tono de impotencia y hartazgo, sostiene que cuando se reglamenta la prostitución como trabajo lo que se hace es sacar del delito al proxeneta y al traficante. “Nos quieren introducir la prostitución autónoma y libre en nuestra sociedad, pero en realidad no hay prostitución autónoma y libre, hay proxenetismo autónomo y libre”, dice y agrega: “las putas no tienen clientes, tienen prostituyentes, ¿y dónde estará la lista de los ‘clientes’ asiduos del lugar? No hay lista, como nunca lo hubo. Los varones que van de putas no tienen rostro ni nombre, pero las putas tienen rostro, nombre y cuerpo”.

sonia_sanchez
Gentileza Proyecto FRACCTAL

“Los varones prostituyentes viven en nuestras casas, no seamos hipócritas, son nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros curas confesores, nuestros pastores evangélicos, nuestros jueces y nuestros políticos, no son NN y no viven en la calle, están en nuestros hogares, por lo tanto también a todas nos hacen putas, las que están en sus casas y las que están en la calle, entonces yo como mujer abolicionista, feminista y anarquista, digo ¿cómo voy a luchar contra un sistema tan fuerte?”,  manifiesta con decisión.

Por último, explica que la mujer no decide nada, ni siquiera el uso del profiláctico, algo que puede afectar terriblemente su salud. “Todo con o sin protección. Imagínense que veinte tipos te hagan eso por noche, eso sí es libertad absoluta, ¿no?, mi admiración y respeto”, finaliza Sonia, quien en su libro explica detalladamente todas sus vivencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s